Nuestra Zona de Confort

Nuestra Zona de Confort

Los problemas son algo inevitable en la vida de todo ser humano. Independiente de su intensidad los problemas nos marcan haciéndonos aprender y mejorar y creando para cada uno lo que conocemos como experiencia. Todo avance, progreso o reto de cualquier índole pasa por etapas en las cuales las experiencias previas nos hacen ir superando los nuevos obstáculos para seguir adelante.

Algunas veces se nos presentan situaciones que pensamos que son muy grandes, pero ¿Esto nos da derecho a rendirnos? NO, el único derecho y deber para con nosotros y los que nos quieren es el seguir luchando, buscando y trabajando duro para lograr y alcanzar nuestras metas. Es fácil decir Dios Proveerá y quedarnos sentados esperando que pase algo, pero no va a pasar nada, por más que Dios quiera, si no te mueves, si no te levantas y buscas la manera de salir de tus problemas.

El apoyo de familiares y amigos es fundamental, pero la iniciativa y voluntad personal nadie te la puede dar, solo tú, tu tenacidad, tu empeño y tu planificación pueden hacer que el cambio llegue, que el cambio ocurra.

Hay personas que viven en su zona de confort, en esa área donde no se toman riesgos, donde se renuncia a tomar iniciativas y hacer los cambios necesarios para que las cosas pasen. Y aunque las cosas no vayan bien nos sentimos cómodos, seguros y protegidos Si se quiere un cambio o eliminar un problema esta zona es justo lo que hay que romper.

Salir y ampliar nuestra zona de confort implica tomar riesgos y aprender a sentirnos cómodos con el riesgo, enfrentar tareas cada vez más difíciles y actividades más complejas que nos lleven al camino del éxito y al triunfo que merecemos. Por supuesto que habrá momentos en los que sentiremos decaimiento, soledad y falta de motivación pero es ahí donde tenemos que esforzarnos en buscar en nuestro interior la luz de nuestros sueños y metas, visualizarlos y así tomar fuerza para seguir adelante y lograr lo que nos hemos trazado.

El conformista solo espera a que los problemas desaparezcan o que otros los resuelvan pero eso no te llevara a la consolidación de tus sueños. Enfrentarse a los problemas y romper el área de confort no es fácil y requiere disciplina y trabajo pero los resultados suelen ser más dulces que la miel.

Comenzar un negocio, consolidar una idea o buscar una salida está en nuestras manos y se inicia y termina con uno mismo. Comienza poniendo claridad en lo que quieres: escribiendo lo que quieres hacer, ponte metas a corto y largo plazo, busca información y comienza a moverte. Solo tú puedes hacer el cambio nadie más lo hará por ti.

Expandir tu zona de confort te dará más seguridad y hará que más temprano que tarde consigamos transformar esos sueños, que todos tenemos, en realidad. Tú estás en control y los límites los pones tú.

¿Sabes que es lo más difícil para alcanzar la cima del Everest? Dar el primer paso. Adelante si se puede, atrévete a soñar y lucha para conseguirlo.

 

Con mucho cariño :

 

Triny

Compartelo :Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on RedditShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone

Vístanme despacio porque voy de prisa

¿A quién no le ha pasado que cuando más apurados estamos, para terminar un trabajo, para una reunión, algo pasa que nos impiden cumplir o llegar a tiempo?

Esta frase que se le atribuye al Emperador Napoleón Bonaparte y también al Monarca Fernando II quiere decir que actuemos despacio ante una crisis, que en la premura podemos cometer errores que puedan atrasarnos en cumplir con lo pautado.

Ustedes se preguntaran ¿A qué viene esto? Muy sencillo. Las personas que me siguen en mis tejidos se habrán dado cuenta que he disminuido la cantidad de videos que subía semanalmente, he publicado, pero no la cantidad a las que están acostumbradas y está es la explicación.

Cuando hay cambios en el entorno, esos cambios afectan el las rutinas diarias. Muchas de Uds. saben que para poder publicar un video hay un proceso de horas que debe cumplirse: de mi parte  grabar y revisar, luego la edición y subida de los videos a la internet la cual hace mi esposo, somos un equipo que funciona muy bien…..siempre que estemos cerca, sobre todo con los equipos ya que si algo no funciona como debe o se presenta un percance técnico, al tener a Juan a mi lado la solución es pronta.

Juan está de viaje con una diferencia horaria de dos horas y con limitaciones en la velocidad de la internet, pieza fundamental para poder enviarle los videos. Nos hemos organizado de tal forma que he tratado de enviar los videos temprano de manera que dé tiempo a la transferencia y poder seguir publicando pese a la distancia, pero así y todo siempre salen detalles que atrasan el tener todo listo.

En esto de hacer las cosas más fáciles para mí, compramos una nueva videograbadora que fuera de fácil manejo y con la cual poder bajar la información a mi computadora sin complicaciones. Hasta ayer todo iba bien, hasta que luego de grabar 4 videos y pasar a la etapa de revisión me percate que los mismos no quedaron bien y que tengo que grabarlos nuevamente. ¿Qué paso?

En varias partes de los videos se perdió el foco y resultaron imágenes borrosas. Al tratar de hacer todos los videos juntos y con un equipo nuevo, me salte el proceso de calibración de la cámara y salte directamente al de producción con lo que al tratar de acelerar el proceso lo único que hice, por la prisa y la premura, fue atrasarlo.

A eso se refiere cuando decimos vísteme despacio porque voy de prisa, vamos a hacer las cosas pausada y calmadamente para que todo salga como queremos.

Esto lo podemos aplicar a nuestra vida diaria: Nos piden algún trabajo y no lo comienzo sino hasta días después porque tengo tiempo, y resulta que cuando llega el momento de hacerlo con prisa, se va la luz, llegan visitas o sale algún que otro imprevisto y no puedo cumplir con lo comprometido. Otro ejemplo puede ser el levantarse tarde, arreglarse de prisa para una cita, preparar el café sobre la marcha, tomar una taza y por el exceso de prisa marcharse la camisa, resultando en un retraso en la cita pautada.

Estoy segura que si pensamos un poco encontraremos muchos episodios en los que esto nos ha pasado. Hay que siempre recordar que hay cosas que podemos controlar y otras que no, por lo que es más importante si queremos cumplir y evitar el famoso “stress” hagamos las cosas con calma y con tiempo suficiente para que todo salga como lo hemos planificado.   Y si pese a todo las cosas no salen como lo habíamos planificado, pues a tomar las cosas con calma y aprendamos de cada tropiezo que nos ponga la vida.

 

Triny

Compartelo :Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on RedditShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone

La Historia de Maria

Hace poco más de dos años, cuando abrí mi página de Facebook y comencé a enseñar mis trabajos fui haciendo amigas en todo el mundo. Con muchas de ellas hemos llegado a hacer una amistad tan fuerte y hermosa que he llegado a conocer sus vidas y ellas la mía. Hemos compartido tristezas y alegrías, graduaciones y cumpleaños, todo como si viviéramos a la vuelta de la esquina y no en otros países e incluso continentes.

La siguiente es la historia real de una de nosotras, es la historia de Maria, tan solo cambiare su nombre para respetar su solicitud y privacidad.

La Historia De María

La historia de Maria y el inicio de su amor por el tejido, y en sus palabras, este hermoso oficio.

Hace poco más de 3 años, cuando tenía 30, comencé a sentirme mal, tenía un dolor muy fuerte en el vientre y pensaba que era el apéndice. A punto de ser operada, el cirujano pidió una interconsulta con mi ginecólogo y el me mando a realizar un ultrasonido y fue donde encontraron un tumor. A mí médico le pareció extraño porque un año antes me habían hecho cesárea, por eso me mandó hacer el primer examen de células tumorales en sangre y los resultados fueron positivos

Me hicieron los primeros exámenes y la sospecha se hizo realidad: el diagnóstico fue cáncer, en el primer examen el de sangre. La noticia fue horrible, pensé en mis hijos, el menor solo tenía 11 meses, los otros dos 4 y 7 años.

Después de los exámenes me informaron que tenía cáncer de ovario. El tumor que tenía creció en tres meces aproximadamente 3 cm. Fue terrible el escuchar este diagnóstico y que tenían que remover la matriz, ovarios, trompas. Absolutamente todo.

Para mí fue un golpe muy fuerte y mi primera reacción fue el irme lejos de mi familia, mis hijos, esposo, padres, alejarme de todo el mundo. No podía estar con nadie, era tanta mi rabia que todos los que querían ayudarme me molestaban y sentía rencor hacia ellos.

Comencé a hundirme en una depresión tan grande que solo quería morir.

La situación requirió que visitara a un terapeuta y en resumen me dijo que tenía que hacer algo con mi vida. Que no podía derrumbarme. Ese día me regalo un telar redondo, una aguja, un ovillo de lana y me dijo:

-Vamos a ver qué haces con esto.

Lo mire, le di vueltas y me lo puse de sombrero y le dije:

– No sé hacer nada, lo único que se hacer, y muy bien, es el bordado punto cruz.

El me replico

– Yo quiero que me hagas algo, no importa qué, pero algo.

Comencé a tejer y destejer, hacer y deshacer

Un mes antes de mi cirugía me pregunto:

¿Qué has tejido?

A lo que respondí:

Nada, tan solo ponerme el telar de corona y llorar porque soy una inútil como toda reina. No pude contener mi risa y ella se puso a reír conmigo. Entonces me dio un patrón y me dijo que lo volviera a intentar.

Los días iban y venían y yo nada que sacaba el tejido. Un día tome el telar y lo bote a la basura. Cuando mi esposo llegó lo vio, lo recogió y me lo dio de nuevo, se sentó conmigo y me ayudo a sacar la puntada. Cuando le hable a la doctora de lo que había pasado me dijo:

  • ¿Ya ves que no estás sola?

 

Un día antes de la cirugía le entregue un gorro que por su tamaño ella lo uso en su perrito y me dio las gracias. Ese día me dijo que cada vez que llorara y que tuviera pensamientos negativos, tomara el telar hiciera y deshiciera hasta que el cansancio me venciera.

El día de mi cirugía, la doctora llego con un telar rectangular de clavitos y con otro ovillo de lana y me dijo:

  • Toma, necesito que hagas una bufanda para que combine con el gorro del perrito y el necesita una.

 

En la operación removieron, un ovario, la trompa y un pedazo de intestino que era de donde se estaba alimentando el tumor, que al momento de extraerlo ya media 8 cm. Al analizarlo los resultados dieron negativo: no era cáncer.

Desde ese momento comencé a tejer, he hecho miles de bufandas y gorros a ganchillo, hasta que la encontré a usted Trinidad Tejiendo De Corazón y comencé a hacer muchas más cosas con más variedades de puntos.

Este episodio de mi vida me enseño que la terapia de tejido si funciona que no hay enfermedad, depresión o angustia que no alivie. Que es difícil pero si se puede :   Que es mejor ocuparse que preocuparse.

 

La historia de María es una de tantas que me han llegado y es por eso, por todas las Marías del mundo, que me siento bendecida al haber podido tocar sus vidas y me alienta y anima cada día más a seguir compartiendo y aprendiendo con cada una de Uds.

 

Triny

Compartelo :Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on RedditShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone

En busqueda del equilibrio

Quien no conoce la forma del Yin y el Yang, dos figuras de igual geometría, opuestas en color pero que unidas se complementan la una a la otra haciendo un todo.

Esta dualidad la podemos ver a nuestro alrededor, femenino –masculino, Luz-sombra, día-noche, verano-invierno, calor- frio, etc.

En nuestra vida diaria está allí pero muy a menudo nos pasa desapercibido.

Cuando un niño se cae y llora, que es lo primero que hace, corre al lado de la mamá para que lo consuele y lo calme. El yin es la madre, el yang es el hijo. Pero este rol puede cambiar. Cuando un niño ve llorar a su madre su instinto le guía a abrazarla y consolarla, los papeles se cambian.

En una relación pasa igual, cuando la mujer se siente triste busca el consuelo de los brazos de su esposo y cuando el esposo está deprimido, aunque no lo diga, la mujer lo consuela aunque no sea con palabras, solo abrazándolo.

De noche los miedos se acrecientan porque todo esta oscuro, pero de día nos damos cuenta que no son tan terribles como lo veíamos la noche anterior.

Cuando hace frio, buscamos el calor y viceversa.

Todos tenemos la dualidad del yin y el yang dentro de nosotros, no podemos ser fuertes todo el tiempo y nos toca en algun momento ser débiles. Es buenísimo reír, pero hay momentos que también es bueno llorar.

Ahora, ¿Cómo conseguir el equilibrio?

Les pongo un ejemplo, si una persona está molesta y alza la voz, y la persona de al lado también comienza a gritar, ¿Creen que se llegara a establecer comunicación? ¿Creen que existe un canal de comunicación cuando una persona está molesta? La respuesta es NO.

¿Qué pasa cuando una persona está deprimida y me pongo a llorar yo también y encima recrimino a esa persona, lograra sobreponerse a la depresión? La respuesta vuelve a ser NO.

Que ocurre cuando a un niño o a un adolescente se les da todo lo que piden ? Nunca llegaran a entender el verdadero valor de un Si y el No, no tendrá ningún significado, tan solo el de reclamo cuando la sociedad o nosotros como padres no podamos cumplir con todas sus demandas.

¿Cuál debería ser nuestra actitud entonces? Cuando una persona que está pasando por algún problema se llame enfermedad, laboral, estudiantil, nuestra respuesta, desde lo profundo de nuestro corazón y con la fe puesta en ella debe ser motivacional.

Sabemos que puede ser difícil, sabemos que tenemos que estar allí a su lado, ni delante, ni detrás, al lado, apoyando, dando fuerza y escuchando porque de esa manera cuando nosotros estemos en una situación similar sabremos que alguien hará lo mismo por nosotros. Lo mas importante es entender, y reconocer, que cada uno como individuo tiene dualidades y que en equilibrio presentan esa bella persona que cada uno de nosotros es.

La vida no es fácil pero vale la pena vivirla y en equilibrio disfrutar lo que nos da y aprender a ser mejores personas cada día.

Aprendamos de lo bueno y de lo malo, a tener algo del equilibrio del yin y el yang en nuestras vidas

Hace muchos años una sicóloga amiga me lo explico y a mí me funciono : Cuando alguien te diga, estoy molesto, no me hables, tan solo aléjate, déjale espacio, espera a que los ánimos estén tranquilos para entablar la conversación y reestablecer el equilibrio.

El yin y yang son dos conceptos del taoísmo, que exponen la dualidad de todo lo existente en el universo. Describe las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas. El yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción. El yang es el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración.

Según esta idea, cada ser, objeto o pensamiento posee un complemento del que depende para su existencia y que a su vez existe dentro de él mismo. De esto se deduce que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación. Además, cualquier idea puede ser vista como su contraria si se la mira desde otro punto de vista. En este sentido, la categorización sólo lo sería por conveniencia. Estas dos fuerzas, yin y yang, serían la fase siguiente después del tao, principio generador de todas las cosas, del cual surgen.

Principios

  • El yin y el yang son opuestos. Todo tiene su opuesto, aunque este no es absoluto sino relativo, ya que nada es completamente yin ni completamente yang. Por ejemplo, el invierno se opone al verano, aunque en un día de verano puede hacer frío y viceversa.
  • El yin y el yang son interdependientes. No pueden existir el uno sin el otro. Por ejemplo, el día no puede existir sin la noche.
  • El yin y el yang pueden subdividirse a su vez en yin y yang. Todo aspecto yin o yang puede subdividirse a su vez en yin y yang indefinidamente. Por ejemplo, un objeto puede estar caliente o frío, pero a su vez lo caliente puede estar ardiente o templado y lo frío, fresco o helado.
  • El yin y el yang se consumen y generan mutuamente. El yin y el yang forman un equilibrio dinámico: cuando uno aumenta, el otro disminuye. El desequilibrio no es sino algo circunstancial, ya que cuando uno crece en exceso fuerza al otro a concentrarse, lo que a la larga provoca una nueva transformación. Por ejemplo, el exceso de vapor en las nubes (yin) provoca la lluvia (yang).
  • El yin y el yang pueden transformarse en sus opuestos. La noche se transforma en día, lo cálido en frío, la vida en muerte. Sin embargo, esta transformación es relativa también. Por ejemplo, la noche se transforma en día, pero a su vez coexisten en lados opuestos de la tierra.
  • En el yin hay yang y en el yang hay yin. Siempre hay un resto de cada uno de ellos en el otro, lo que conlleva que el absoluto se transforme en su contrario. Por ejemplo, una semilla enterrada soporta el invierno y renace en primavera.

2uqlhz9

Con mucho cariño

Triny

Compartelo :Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on RedditShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone

Soñar no cuesta nada !

¿Quién no ha escuchado esta frase? , y es verdad no cuesta nada, pero la realidad es que hay que creer, trabajar y caminar hacia nuestros sueños.

Todo ser humano tiene que tener metas y trabajar para lograrlas, poco a poco pero firme, y con seguridad que al final se lograra lo que queremos.

La mente puede llegar a ser nuestro peor enemigo cuando sucumbimos al miedo de lo desconocido. Por supuesto que es preferible quedarse en un lugar seguro a tener que caminar hacia algo que no conocemos, y eso es el error que poco a poco nos separa de nuestros sueños.  Todo triunfo pasa por dificultades y se va construyendo a medida que se va caminando, muchas veces en encrucijadas y cambiando de camino pero siempre hacia adelante.

Nuestra vida está llena de senderos, uno escoge por cual caminar, es como las ramas de un árbol que tiene miles de ramitas que salen de él y que llevan a diferentes hojas.

Podremos encontrar obstáculos que nos frenen, trabas y gente que querrá que no continuemos y olvidemos eso que llamamos sueños, que nos hagan dudar y muchas veces caer.  De nosotros depende levantarnos, tomar fuerza, subir la cabeza y seguir adelante, ahí es cuando tenemos que ser firmes y no olvidar que podemos lograr lo que se quiere con perseverancia.  Es en ese momento que tus sueños empiezan a tomar forma y hasta los sentimos más cercanos.

Todo pasa por algo, nada es casualidad, muchas veces nos confiamos en nuestra seguridad hasta que se nos mueve el piso para hacernos despertar, movernos y actuar. De todo tenemos que aprender, de cada caída sacar una lección, de cada tropiezo aprender a mirar mejor y sobre todo aprender a no cometer el mismo error. Recuerda que los errores nos dan la experiencia y nos enseñan a madurar y crecer.

Estas situaciones nos muestran  con claridad quienes están a nuestro lado, quienes nos tienden la mano muchas veces con tan solo su palabra de aliento, esa palmada en el hombro y para decirnos todo va a estar bien.

Que nadie te diga” Tú no puedes”.  SI SE PUEDE es tu norte, el triunfo depende de ti, prepárate, estudia, infórmate, cree, lucha, busca tus sueños, no esperes que alguien lo haga por ti, solo tú eres el alquimista de ellos, solo tú puedes lograrlo creyendo en ti.

Cuando sientas ganas de tirar la toalla, cuando sientas que no puedes más, mira al cielo, háblale a Dios y pon tu carga frente a él.  Veras que a partir de ese momento su fuerza te inundara y  te dará el coraje para levantarte y seguir.

Lo importante es nunca dejar de soñar.

soñar

 

Triny

Compartelo :Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on RedditShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone
Translate »